Close
Aaron Pearson
Vice President of Public Relations

Impresión 3D moderna

A medida que la impresión 3D ha ido evolucionando durante la última década, también lo ha hecho la variedad de aplicaciones de esta tecnología. Ya se utiliza para crear piezas de automoción, prototipos de productos de consumo y equipos médicos, y esto es solo el principio.


Como método de fabricación, la impresión 3D se puede utilizar para crear piezas personalizadas en cuestión de minutos. Muchos usuarios siguen aprovechando esta prestación.


Como la impresión 3D va acumulando capa tras capa de materiales, puede crear piezas y productos difíciles de fabricar con los métodos de diseño y fabricación tradicionales. Por ejemplo, se puede imprimir un implante dental o la prótesis de un miembro en una sola pieza, personalizada para adaptarse a la forma y a las especificaciones únicas del destinatario.


Con la impresión 3D también se pueden crear piezas más ligeras y resistentes que nunca. Continuando con su evolución más allá del prototipado y la producción de piezas pequeñas, la tecnología puede imprimir ya auténticas piezas de producción de forma rápida y precisa. Las impresoras más grandes y avanzadas también contribuyen a que el método resulte atractivo para los fabricantes que necesitan piezas complejas y de gran tamaño.


A continuación tenemos algunos ejemplos de cómo algunos sectores pueden marcar la diferencia con la impresión 3D.

Bioimpresión

Los científicos están trabajando en métodos para imprimir corazones humanos y órganos de reemplazo. En el futuro, se espera que la tecnología de bioimpresión 3D cree órganos vivos para trasplantes. Con ayuda de imágenes de pacientes reales, los modelos impresos en 3D pueden simular una serie de propiedades de los tejidos dentro de una estructura impresa.

Sector aeroespacial

Las piezas impresas en 3D son más ligeras y pueden ser más resistentes que sus equivalentes fabricadas mediante métodos tradicionales. Por eso la tecnología de impresión 3D se utiliza ya en el sector aeroespacial y sigue buscando nuevas aplicaciones en este campo.

Al reducir el peso, el número de piezas, las restricciones de diseño y los riesgos de la cadena de suministro, la fabricación aditiva está generando nuevas eficiencias de producción para el sector aeroespacial.

Por ejemplo, Airbus eligió a Stratasys para producir piezas de polímero impresas en 3D para el avión A350 XWB. El avión utilizará piezas impresas no estructurales como, por ejemplo, soportes para la instalación de sistemas. Se espera que el proyecto ayude a Airbus a crear una cadena de suministro flexible, lo que permitirá a la empresa producir una cantidad variable de piezas a petición. De esta forma se reducen los residuos y el consumo de material, así como los costes de fabricación e inventario.

Airbus también puede crear, probar y analizar nuevos diseños difíciles de desarrollar sin la impresión 3D. Esta tecnología permite reducir los residuos y costes asociados a la fabricación de piezas complejas para aviones sin renunciar a la resistencia ni al rendimiento.

Moda

Las aplicaciones de la impresión 3D se han ampliado para incluir también el mundo de la moda. La diseñadora holandesa Iris van Herpen presentó su línea de vestidos impresos en 3D durante la Semana de la Moda de París 2013. Trabajó en colaboración con diseñadores y científicos que le ayudaron a imprimir y esculpir los vestidos. La integración de la impresión 3D en el diseño de moda abre la puerta a un sinfín de posibilidades a medida que aumenta el número de diseñadores que crean piezas únicas y rápidas.

Fabricación de piezas

La impresión 3D se mantiene fiel a sus raíces en el sector de fabricación; numerosas empresas imprimen piezas personalizadas para clientes industriales. Una de las mayores ventajas procede de los componentes que combinan métodos de producción aditivos y tradicionales. La introducción de metales de nivel de ingeniería en la impresión 3D, junto con la variedad de termoplásticos de ingeniería, permite a los fabricantes realizar piezas para tiradas de producción limitadas y comercializar sus productos antes de pasar a la producción de grandes volúmenes.