Close

University of Central Florida

La capacidad de la impresión 3D de transformar vidas mediante aplicaciones médicas ha dado otro salto hacia delante. Alex Pring, un niño de seis años de Groveland, Florida, nació sin el antebrazo derecho.

Como las soluciones médicas tradicionales eran caras (hasta 40,000 dólares) y difíciles de adaptar al crecimiento del niño, su madre, Alyson Pring, buscó ayuda en Internet. Después de probar opciones de grupos médicos sin ánimo de lucro y soluciones artesanales que encontró en línea, descubrió Enabling the Future Network1, que utiliza la impresión 3D para fabricar prótesis de manos para niños.


Download
Six-year-old Alex Pring tries out his new 3D printed arm, created in part by a Dimension 3D Printer.

Alex Pring, de seis años de edad, prueba su nuevo brazo impreso en 3D, creado en parte con una impresora 3D Dimension.

“La oportunidad de diseñar esperanza para las familias y ofrecer a los niños herramientas que les permitan perseguir sus sueños es algo increíble”.

Albert Manero, estudiante de doctorado en ingeniería mecánica, University of Central Florida