Volver a los resultados de búsqueda

Casos de estudio de productos comerciales

Obtenga más oportunidades con la impresión 3D

Los fabricantes comerciales necesitan la flexibilidad para crear productos asombrosos en volúmenes pequeños, medianos o grandes. Las soluciones de fabricación digital a menudo son la diferencia entre rechazar negocios potenciales y servir de manera rentable a una necesidad del nicho.

Máquinas Fortus de Thogus

Establecida como Master Mold & Die en 1950 por Jack Thompson, Thogus Products (Thogus) es una empresa de fabricación de 61 años de edad enraizada fundamentalmente en el modelado por inyección. En 1997, el 56% de sus ventas provino de clientes automotrices. Una década más tarde, al sentir la presión de una economía pobre y reconocer la amenaza de la diversificación limitada, Thogus decidió buscar nuevas fuentes de ingreso.

Encuentro con Stratasys

En el momento en que Matt Hlavin, nieto de Jack Thompson, se volvió presidente de Thogus en 2008, llevaba siguiendo a Stratasys, un fabricante de máquinas de fabricación aditiva para prototipado y producción de piezas plásticas, por casi 10 años. Intrigado por las capacidades de desarrollo del producto de la tecnología de Stratasys, Hlavin había encontrado su solución y una dirección para Thogus. Hlavin decidió cambiar el enfoque de Thogus hacia el modelado de menos volumen y materiales de alta ingeniería mediante el uso de los sistemas de Modelado por fusión de deposición (FDM) de Stratasys. Pasar a la producción de bajo volumen posicionó a Thogus para competir con talleres de fabricación de alto costo debido a su proceso de fabricación eficiente y rápido. “Una de mis mayores decisiones como presidente fue la compra de dos máquinas Fortus 400mc para ayudar en el desarrollo del producto y brindar más valor a nuestros clientes”, recuerda Hlavin. “La tecnología de Stratasys usa los mismos materiales termoplásticos que usamos en el modelado por inyección y podemos producir piezas a volúmenes bajos hasta que nuestros clientes justifiquen las herramientas de producción, que son muy caras.”

placa de montaje de final de brazo

Antes de tener incluso su primer sistema de producción 3D Fortus en sus instalaciones, Stratasys había validado la visión de Hlavin: “Habíamos pedido una máquina FDM y Stratasys aceptó hacer piezas para nosotros antes de que llegara la máquina. uno de nuestros clientes necesitaba que se hiciera una pieza para un proyecto para sus clientes, pero la pieza no se podía fabricar como de había diseñado. Así es que nuestros ingenieros la rediseñaron. Luego construimos su pieza original y nuestra pieza rediseñada y las llevamos al cliente. Quedaron pasmados. Cuando el cliente de nuestro cliente vino desde el extranjero la semana siguiente, nuestro cliente pudo cerrar el trato. Lo que nos significó ganar un programa de USD $600.000. Antes de incluso tener la máquina en el edificio, Stratasys nos ayudó a cerrar un programa que pagó nuestra primera máquina.”

Al recibir un retorno de su inversión inicial en las dos máquinas Stratasys rápidamente, Hlavin pasó a invertir un par de millones de dólares en tecnología avanzada, bienes de capital y automatización, incluidas dos impresoras 3D Dimension SST 1200es, una estación de suavizado y un sistema de producción 3D Fortus 900mc. “Confiábamos tanto en Stratasys, que compramos cada material que Stratasys ofrecía, ABSplus, ABSi, ABS-M30, PC-ABS, PC, Ultem 9085 y PPSF/PPSU, para poder manejar la ideación de conceptos, el prototipado funcional, las herramientas de prototipado, filtros y herramientas de final del brazo y producción final que exigían nuestros clientes”, dijo Hlavin.

El éxito está en los número con FDM

Desde 2008, Thogus creció a 89 empleados, 31 de los cuales fueron contratados en 2010. En 2010, sus ingresos aumentaron un 76% en comparación con 2009. Thogus da crédito por el crecimiento drástico en gran medida a la tecnología FDM de Stratasys, que la empresa ha usado para desarrollar una solución de fabricación que optimice el proceso de producción y traspasar ese ahorro a sus clientes. La filosofía es sencilla y universal. “Los precios bajos ganan”, dijo Hlavin. “Regalamos piezas con las cotizaciones, algo que es virtualmente inaudito para un modelador de inyección. Así de confiados estamos.”

Herramienta de automatización/herramienta de final de brazo

En enero de 2009, Thogus no tenía un solo ingeniero entre su personal. Hoy, la empresa emplea a 15 ingenieros en las disciplinas plástica, civil, mecánica, biomédica y química. “Al traer la ingeniería al negocio, nuestros clientes desarrollan productos más rápido y de manera más eficiente”, agregó. Hlavin visualiza la tecnología FDM de Stratasys como el futuro del procesamiento, la fabricación y el desarrollo de productos de plásticos. “Estamos en el amanecer de una economía de personalización masiva, hazlo a tu modo, en volúmenes pequeños.”

Sabiduría poco convencional

Vitamix, fabricante de licuadoras comerciales, compraba piezas de prototiapado SLA a una oficina de servicios local cuando Thogus presentó las piezas de prototipado hechas con termoplásticos reales. “Les mostramos lo que nuestras máquinas podían ahorrarles en términos de tiempo y dinero”, dijo Hlavin. “Les encantó porque las piezas eran mucho más robustas y podían realizar pruebas funcionales con nuestras piezas.”

Hlavin incluso alentó a Vitamix a comprar su propia máquina FDM Stratasys. Y lo hicieron. “Cada proyecto es urgente en Vitamix, así es que ahora nos encargamos de todos los pedidos en exceso con los que la empresa no puede cumplir dentro de sus instalaciones. Ya que las máquinas aceleran el proceso de fabricación, en realidad recibimos más trabajo por su parte de los que recibíamos antes.”

Optimizar la fabricación con FDM

Instalación de control de calidad para modelado

Además de revolucionar su negocio de modelado por inyección, Hlavin descubrió que FDM es invaluable para la planta de fabricación. “Gran parte de nuestro trabajo está en el desarrollo de prototipos: ejecución corta, entrega rápida. La tecnología FDM de Stratasys puede tomar un archivo CAD y construir la pieza en horas. Queremos brindar a nuestros clientes piezas funcionales que puedan usar la pruebas y validación”, dijo Hlavin. “Pero lo que descubrimos tras traer la máquina es que hay un mayor propósito para FDM. Y se encuentra en el proceso de fabricación en nuestra planta.”

FDM toca cada aspecto del negocio en Thogus. “Tenemos automatización, robots en nuestras máquinas. Más que usar una placa de acero o un marco de aluminio para las herramientas de fin de brazo pesadas que son caras y se tardan en construir, podemos tomar geometría 3D e imprimir una herramienta de fin de brazo que pesa entre un 70 y un 90% menos. Y podemos hacerlo en menos de 24 horas.”

Hlavin descubrió que esta ventaja ha reducido el costo de mano de obra directa de la planta de fabricación. “No importa en qué industria esté”, dijo. “FDM tendrá un impacto en ella. No sé qué otra tecnología puede hacer lo que puede hacer FDM.”

Pero para Hlavin, los beneficios de FDM son aún mayores. “Veo la tecnología FDM de Stratasys como el futuro de la fabricación”, dijo. “Usamos la tecnología FDM para lograr cosas que jamás pudimos lograr antes. “Ahorramos más de USD $150.000 al año por la automatización de la fábrica, la instalación, el prototipado avanzado, la verificación del producto antes de las herramientas y más”, agregó Hlavin. “No puedo imaginar no tener esta tecnología en un contexto de fabricación. Es tan fundamental para nuestro negocio como el correo electrónico.”

Cuando se le pregunta cómo FDM revolucionó su modelo comercial, Matt Hlavin responde sencillamente: “Todos los fabricantes buscan formas de llevar los productos al mercado más rápido y comprimir sus ciclos de desarrollo de producción. Un recurso en este mundo que no puedes comprar es el tiempo. Ahora, con FDM, básicamente somos capaces de vender tiempo.”

Stratasys Ltd. © 2015. All rights reserved. See stratasys.com/legal for trademark information.