Volver a los resultados de búsqueda

Peppermint Energy

La impresión 3D ayuda a una empresa solar recién llegada a suministrar energía en cualquier parte.

“Solo cuando se ve en forma física es posible darse cuenta de que la forma y función deben ser las mismas”.
— Brian Gramm, Peppermint Energy

Una idea brillante

Un músico toca una guitarra alimentada por un generador solar Peppermint Energy

A veces, el nuevo camino aparece claramente cuando se ven las dificultades del antiguo. Brian Gramm era investigador en el campo de las energías renovables a gran escala, como granjas eólicas, cuando cayó en la cuenta de un nuevo enfoque. En lugar de intentar hacer que la energía verde tuviera el aspecto de antiguas redes eléctricas de las grandes plantas, ¿por qué no generar la energía allá donde se utiliza y dejar que los consumidores lleven sus propias plantas de energía en miniatura a donde hagan falta?

“Hay situaciones en las que las instalaciones de energía solar a gran escala resultan adecuadas como, por ejemplo, en edificios de oficinas. Pero las cosas que la mayor parte de nosotros utilizamos diariamente y con más frecuencia, no requieren mucha energía”, explica Gramm. Ha sido cofundador de Peppermint Energy, una empresa de Dakota del Sur que fabrica un generador solar portátil plug-and-play denominado FORTY2. La FORTY2, toda una planta solar en una maleta, extrae suficiente energía del sol como para hacer funcionar lámparas, ordenadores portátiles e incluso un frigorífico de dormitorio. Una batería permite acumular la energía y continuar el suministro tras la puesta de sol.

Inspiración para la distribución

Generador solar de Peppermint Energy en un campo

La FORTY2 sufrió muchos cambios desde la idea original hasta el producto final. En un primer momento, Gramm pensó que el dispositivo resultaría más interesante entre los consumidores estadounidenses, aficionados al camping y a las caravanas en busca de recreo lejos de la red eléctrica. Pero para los expertos, el ámbito más interesante para la FORTY2 estaba en los países en desarrollo, en los que tres mil millones de personas no tienen acceso a electricidad fiable. Si el dispositivo de Peppermint fuera capaz de iluminar para trabajar y estudiar después de la puesta de sol, de suministrar energía para ayuda en caso de catástrofes o de hacer funcionar las neveras donde se guarda la penicilina, supondría un cambio en la vida de muchas personas.

Piense en ello: la medicina que salva vidas podría llegar a lugares a los que antes no era posible. El dispositivo también podría iniciar el comercio en áreas remotas cuando los emprendedores encuentren el modo de generar dinero a partir de una energía gratuita y fiable.

Para sacar el máximo provecho, Gramm entendía que la FORTY2 tenía que ser robusta. Suministrar los picos de energía que exigen los aparatos de refrigeración en un tamaño portátil suponía un gran desafío desde el punto de vista de la ingeniería. Gramm reunió el talento, los recursos y las relaciones necesarias para poner en marcha su idea. “Honestamente todo lo que tenía en ese momento era más o menos una idea y una imagen”, explica.

Una vez que los ingenieros hubieron puesto a punto el dispositivo en CAD, Peppermint necesitaba un prototipo físico. “Era difícil para cualquiera, incluso para mí mismo, apreciar verdaderamente el tamaño y la escala en pantalla”, señala Gramm. Con 90 cm de anchura y un peso probable de 27 kg, la FORTY2 requería una carcasa bastante robusta, compleja y lo suficientemente resistente para alojar todos sus componentes. El único método de impresión 3D que permitía conseguirlo era la tecnología Fused Deposition Modeling™ (FDM®).

El primer prototipo a escala real, fabricado en un sistema de fabricación 3D Fortus® 3D, reveló algunas de las consideraciones de diseño que han hecho posible el funcionamiento deliciosamente sencillo de la FORTY2. “Solo cuando se ve en forma física es posible darse cuenta de que la forma y función deben ser las mismas”, señala Gramm. Por ejemplo, es innecesario un interruptor, basta con abrir la FORTY2 para encenderla. El equipo de Peppermint también decidió hacer que todo el dispositivo fuera aún más pequeño después de comprobar que el transporte del primer prototipo resultaba incómodo. Gramm explica que si tuviera que volver a hacerlo de nuevo, habría utilizado la impresión 3D incluso antes en el proceso.

Relaciones de modelado

Un prototipo impreso en 3D fabricado de plástico ABS resistente Sorprendentemente, los prototipos ayudaron en otro elemento clave del éxito: las relaciones. “¿Ha intentado pedirle a un proveedor que le fabrique un elemento personalizado que funcione conjuntamente con otras piezas que no puede enseñarle?”, dice Chris Maxwell, presidente de Peppermint. Los prototipos a escala real facilitaron los debates con fabricantes y proveedores de componentes. Y lo mejor de todo, Maxwell explicó que una vez que el producto era algo tangible, los inversores potenciales comprendieron que estaban ante una oportunidad de negocio, no solo una idea. Algunos incluso se llevaron el prototipo a casa durante el fin de semana.

En una segunda iteración, el equipo descubrió un defecto de 6 mm en el diseño del FORTY2, que Gramm dijo que se habría pasado por alto en el CAD. Además, la potente batería necesaria para su uso en refrigeración hacía necesario ajustar la escala de otros componentes. “Fuimos capaces de hacer cambios que creo que nos han ahorrado al menos un cuarto de millón de dólares en fabricación de herramientas”, explica Gramm. Gracias a los dos prototipos de FDM, el equipo acometió la fabricación con total confianza.

Stratasys Ltd. © 2015. All rights reserved. See stratasys.com/legal for trademark information.